7 oct. 2007

Poesía audiovisual

El día de la entrega de trabajos de mitad de semestre se me ocurrió preguntarle a Bourges que película íbamos a ver, me contestó que Los amantes del círculo polar de Julio Medem y que si no podía exponerla, chale yo y mi gran boca, pero al menos, disfruté mucho investigando la vida de este director-guionista

Medem es vasco y como buen euskeda se preocupa por la situación que acontece en su región, sobre la explotación e imposición del grupo ETA, lo que lo ha llevado a incursionar en diferentes obras audiovisuales en las que describe el problema y trata de darle pluralidad al conflicto, mas nunca lo ha conseguido.

Nunca asistió a una escuela de cine o tuvo una formación académica para la realización de sus filmes, lo cual lo hace más interesante. Él estudió Medicina y Cirugía, osea que no todo está perdido para aquellos médicos frustrados con su profesión. Todavía tienes esperanza Adriana jajaja.

Sus largometrajes:





Vacas (1992)







La ardilla roja (1993)










Tierra (1996)








Los amantes del círculo polar (1998)









Lucía y el sexo (2001)








La pelota vasca (2003)








Caótica Ana (2007)






En Los amantes del círculo polar, la historia se desarrolla siempre haciendo alución a los círculos, a las coincidencias, a lo inevitable. Medem plasmó su nombre capicúa, que son los nombres que se pueden leer de la misma forma al revés como, Ana y Otto.

También cabe destacar la fotografía de este filme, cuyo responsable fue Gonzalo F. Berridi. Los tonos azulados y fríos constituyen una manifiesta contraposición con el amor ardiente que une a la pareja de amantes, y crea toda una atmósfera de vacío entorno a ellos para los cuales no existe nada más que la presencia del otro.

Medem hace una propuesta del amor como algo normalmente transitorio pero existente, solo inusualmente geométrico o perfecto (siempre maravillosamente infantil) pero como fruto de la casualidad.

Como dato curioso, el final de esta cinta condujó a Medem a un estado total de depresión y angustia existencial. Por lo que en Lucía y el sexo rencarna a Ana en Lucía para darle un nuevo destino menos trágico. La hermana de Medem se llamaba Ana. Ella murió en un accidente automovílistico antes de llegar al estreno de una de las películas de Medem. Me imagino que por eso esta muy presente en toda la película el que Otto este siempre a punto de chocar contra un autobús.

Al finalizar la película Bourges soltó un par de lágrimas.

5 comentarios:

Sofía Reyes dijo...

Mucha razón en verter esas lágrimas.

Anónimo dijo...

a ver que tal está la de caótica ana, por qué otra vez ana? Que triste lo de su hermana!

nunca he visto a un maestro llorar jojo!!

am dijo...

Un par de lágrimas. Yo suelto mares enteros. Es más poético que sean un par, quisiera controlarlo...

Max dijo...

ASi es Pigku esta pelicula lo merece. Y me imagino que siempre trata de ahcerle un homnejae a su hermana fallecida por eso utiliza mucho el nombre Ana, rotten girl.

Creo que yo soy más insensible nunca lloró jaja

Anónimo dijo...

Osea que aún puedo sobresalir? seré asistente de Adriana.. o manager de Arceli jajaja...