7 ago. 2007

I`ll see you soon

La mañana del domingo “nebi” me despertó muy temprano. Cuando abrí la puerta de mi recámara para atenderlo me dijo que nuestra abuela había fallecido por la madrugada.

Llegó mi madre a la casa y le dimos nuestro pésame, esperamos a que descansara y partimos hacia los velatorios.

Mientras estaba sentado viendo como las personas llegaban a darle condolencias a mis tíos y a mi madre, llegaban a mi flash backs en donde la recordaba en sus mejores momentos. Creo que el que más atesoro es cuando me compraba paletas de hielo en el mercado.

Después de que dejé la primaria y no tenía que volver a sus cuidados, me aleje por mucho tiempo ya que no me agradaba pasar el tiempo en su casa. Ahora no sé que será de aquel lugar que albergó parte de mi niñez.
La dejamos descasar en Naucalpan. Mi madre fue la última en despedirla y le pidió que la esperara y que nunca nos olvidaríamos de ella. Yo prometí no volver a hacerlo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Casi todos mis recuerdos con ella son bonitos. También nos daba regalos en los cumpleaños, nos pedía que escogieramos algo. Me dió un Dominó 21 que nunca supe jugar.

Karla Calderón dijo...

Siempre duele cuando alguien debe cruzar el ùltimo umbral. Yo perdì a mi abuela paterna hace varios años, y ahora que deseo recordarla, me cuesta mucho trabajo y eso me desespera. El tiempo pesa y mucho...Hubiera querido pasar màs dìas con ella, pero no se pudo. Ahora sólo nos queda rescatar los resabios del pasado, ése que todavìa nos hace sonreìr.
Un abrazo
I'M WITH YOU

Edgar dijo...

Te acuerdas de las paletas de guayaba que tenian pedazos de la fruta en cuestión. Eran mis preferidas...