3 may. 2008

Hopelessly devoted

Y mientras me alejaba del aquel lugar tan estruendoso pensaba que tal vez sería la última vez que te vería. Ojalá hubiera dicho cosas más interesantes que "Santiago parece un lindo lugar para vivir", "Qué onda con el drama de hace rato" y que debí quedarme con algo más que tu número telefónico.

No se si fueron las cervezas que ingeriste o la pelea que habías tenido con tu novio, pero no quise precipitarme al decirte lo mucho que habías llamado mi atención. Decidí esperar y marcarte al otro día esperando que te acordarás de mi.

Seguía caminado hacia la salida y en mi imaginación, trastornada por la televisión, el audio ambiental se omitió y como si fuera un capitulo de "Pushing Daisies", el narrador hablaba sobre la posibilidad de un próximo encuentro y como es que empecé actuar como Olive.


6 comentarios:

Unknown dijo...

Jajaja, qué escándalo!

Anónimo dijo...
Un administrador del blog quitó este comentario.
Anónimo dijo...

Que romántico Leo...

Anónimo dijo...

:'(

zocadiz dijo...

suspiros...
nos leeremos

am dijo...

Uf, amo Pushing Daisies. Pero la situación de Olive es difícil, quisiera ser mejor Chuck, aunque tiene sus desventajas jaja. Saludos!